Tag Archives: alimentación

Haz que tu hijo coma frutas y verduras

alimentos-mujeresdemoda
El niño siempre tiende a imitar el comportamiento de los mayores. Si quieres que tu hijo comience a comer frutas y verduras, entonces debes enseñarle que tú las consumes constantemente. Un niño siempre querrá probar los alimentos del plato de sus padres, así que esta es una buena estrategia para hacer que tu pequeño pruebe los vegetales.

Quizás al niño no le gusten las verduras, pero seguramente si las presentamos en platos más atractivos y divertidos la historia puede ser distinta. Batidos, licuados, postres, tartas, helados caseros, y muchas opciones más pueden ser la solución ideal

Recuerda que, poco a poco, el niño irá aceptando los vegetales que antes no deseaba, especialmente, si ve que todos los adultos lo comen sin problema. Anímate a aplicar estos consejos y haz que tu hijo tenga una alimentación saludable.

Incluye el pescado en la alimentación del bebé

pesacado-mujeresdemoda
En los 6 meses de edad, que es cuando comienza la alimentación complementaria del bebé, es importante incluir en su papilla alimentos como el pescado para prevenir la anemia y la desnutrición.

“A partir de los 6 meses, como complemento de la leche materna, se le puede dar al bebé papillas o purés de textura muy suave y en cantidades de 3 a 5 cucharadas, de las cuales 1 o 2 cucharadas pueden ser de pescado sancochado sin sal”.

Una papilla puede prepararse con dos cucharadas de arroz, media cucharada de zanahoria finamente picada y dos cucharadas de pulpa oscura de bonito, una cucharadita de leche materna y media cucharadita de aceite vegetal. Los ingredientes sólidos deben cocinarse por separado y retirar minuciosamente las espinas del pescado antes de mezclar.

“Esta papilla es muy nutritiva, sobre todo porque contiene la parte oscura del bonito, rica en hierro, nutriente esencial para proteger al bebé de la anemia. Además este pescado es fuente de Omega 3, proteínas y vitaminas, necesarios para el desarrollo cognitivo y físico del menor”.

Para niños entre 9 y 11 meses de edad, se recomienda una papilla hecha con una cucharada de zanahoria, una cucharada de habas frescas sin cáscara cocida, una cucharada de papa blanca cocida, tres cucharadas de pulpa de bonito parte oscura sancochada y media cucharadita de aceite vegetal. La cantidad recomendada es de 5 a 7 cucharadas de papilla.

“Es importante tener en cuenta que a la hora de incluir cualquier tipo de alimento en la alimentación del bebé se debe hacer de forma gradual, observando la tolerancia del niño y teniendo en cuenta antecedentes de alergia o alguna restricción médica”.

Hasta antes de los 12 meses de edad, en ningún alimento complementario se debe incluir la sal ni el azúcar. Se recomienda evitar en azúcar porque genera una serie de problemas en la salud, como caries, obesidad y diabetes.

Frutas que producen gases

frutas-mujeresdemoda
Algunas frutas tienen efectos secundarios que no serían tan satisfactorios como comerlos ya que producen gases.

PERA: Jugosa, suave y refrescante. La pera tiene un alto contenido de fibra y suele estar dentro de la lista de alimentos que ayudan a bajar de peso, pero también está en la lista negra de alimentos que producen gases. Eso debido a que contiene sorbitol, un tipo de azúcar que causa hinchazón de intestino delgado y colon.

MANZANA: También es el protagonista de muchas dietas, pues es rico en fibra. El problema, es que también contiene sorbitol, ese ingrediente que inevitablemente produce gases.

UVAS: El rey de las cábalas también está en esta lista, ya que el azúcar que contiene esta fruta no es procesada por el organismo y termina quedándose en ciertas áreas del intestino grueso, trayendo los gases como consecuencia inevitable.

DURAZNO: Aunque no lo creas, esta fruta también está incluida en este grupo. Su alto contenido de fibra puede ser bueno, pero mezclado con el tipo de azúcar que contiene, produce gases.

Todo sobre la semidieta

dietaanticeluliticamujeresdemoda_thumb.jpg

La semidieta consiste en planificar qué comer únicamente en la hora de la merienda y en la de la cena. Por el momento, no es necesario hacer modificaciones en el resto de comidas del día. Así hacemos una toma de contacto inicial con los alimentos saludables, pero sin llegar a exigirnos demasiado y evitando sensación de angustia o hambre excesiva.

Además, nos aseguramos de que no nos excedemos con las calorías durante las horas en las que menos energía necesitamos (noche). Podemos continuar en esta dinámica durante 1-2 semanas y seguramente con estos mínimos cambios ya veremos resultados. Una vez nos sintamos cómodas con esta nueva rutina de alimentarnos, debemos dar un paso más y planificar no sólo lo que comemos en la merienda y en la cena todos los días de la semana, sino también en la comida de medio día dos días a la semana.

Seguiremos con esta dinámica al menos una semana. Después, incorporaremos dos días más de dieta a medio día y lo mantendremos durante un tiempo. Seguiremos avanzando incluyendo más días de comidas saludables hasta completar una semana entera en todas sus comidas. Para llevar a cabo esta técnica es importante que un nutricionista valore nuestro caso particular y nos asesore en cómo proceder. No emplees más energía en hacer dietas imposibles y encuentra un nutricionista que te ayude a conseguir hábitos saludables de alimentación mediterránea mediante la semidieta.

Para llevar a cabo esta técnica es fundamental que un nutricionista valore nuestro caso particular y nos asesore en cómo proceder. Escoger los días y momentos más adecuados para introducir modificaciones en nuestra alimentación y, lo que es más importante, qué alimentos concretos debemos tomar a cada momento, es tarea de un profesional de la nutrición que esté especialmente entrenado para desarrollar este tipo de estrategia dietética.

Además, el/la nutricionista nos puede recomendar complementos alimenticios con activos naturales específicos para que tengamos mejores resultados cuidando nuestra salud. No emplees más energía en hacer dietas imposibles y encuentra un nutricionista que te ayude a conseguir hábitos saludables de alimentación mediterránea mediante la semidieta.

Frutas para mantenerte saludable

frutasmujeresdemoda.jpg

Los grupos de alimentos en la dieta diaria como las frutas, que son uno de los grupos de alimentos que sin duda alguna debe estar presente en la dieta por sus grandes beneficios.

Naranja, es una de las frutas con mayor contenido de vitamina C. Basta con consumir una porción de 100 gramos al día para cubrir el requerimiento de esta vitamina.
Fresas, el 90% de su contenido es agua, de bajo aporte calórico (41 kcal en 100 gramos), contiene vitamina E, poderoso antioxidante natural para prevenir el envejecimiento celular, y contiene antocianidinas y proantocianidinas para prevenir el cáncer.

Mango, es una de las frutas con mayor contenido de retinol (159 ug en 100 gramos).

Sandia y melón, por su alto contenido de agua y minerales como potasio, fósforo, magnesio y sodio, hidratan y reponen electrolitos. Son ideales para dietas hipocalóricas, ya que aportan sólo 20 Kcal. Además, contienen licopeno, un antioxidante con amplio poder.

Tuna, por su contenido de fibra soluble (3.3 gr en 100 gramos), previene la hiperlipidemia.

Uvas, las de color morado oscuro contienen resveratrol, un antioxidante que bloquea los agentes anticancerígenos y el crecimiento de tumores.

La alimentación en invierno

alimentacion-sana-mujeresdemoda

En invierno baja la temperatura es por ello que el pan, arroz y pasta son alimentos que brindan energía, lo cual se traduce en una mayor temperatura corporal.

El consumo de dos raciones diarias de proteínas animales, tales como res, aves, huevos o pescado. Este último alimento, sobre todo, es clave por su contenido de vitamina D, útil para los huesos.

El consumo de cítricos, ricos en vitamina C, es de gran ayuda para fortalecer las defensas. En cuanto a las verduras, dos raciones diarias, como mínimo, son necesarias para obtener los nutrientes esenciales.

La hidratación es indispensable. Los adultos mayores suelen beber menos agua, lo cual debe corregirse. Por ello, se debe aumentar el consumo de infusiones, jugos, sopas y otros alimentos similares.

Alimentacion para un deportista

alimentacion-deportista-mujeresdemoda

Un plan de alimentación para un deportista es similar que el de cualquier otra persona, en cuanto a variedad y tipo de nutrientes, pero las necesidades de energía si se deben incrementar. Ninguna bebida o alimento por sí solo, contiene todo lo que un deportista necesita para mantenerse saludable y vigoroso.

Las cantidades de cada nutriente varían en las personas según la edad, el sexo, la estatura, el peso, la contextura, el tipo de deporte que se practique, entre otros.

Carbohidratos (CHO): Son la fuente más importante de glucosa. La canti-dad de CHO que ingiera una persona, dictará la cantidad de glucógeno almacenado y por ende, su capacidad de resistencia durante el ejercicio, pero esto quiere decir que la alimentación debe contener CHO en exceso. Se recomienda que un 55 a 60% del requerimiento diario de energía provenga de CHO, sin embargo, depende del tipo de ejercicio, pueden incrementar hasta en un 70%. Las mejores fuentes son el arroz, las pastas, papas, yuca, camote, panes, galletas, granos (frijoles, lentejas y garbanzos) y frutas, pero también están en las mieles, jaleas y dulces, los cuales hay que consumir con moderación. Debe haber un balance entre ellos en cada día para asegurar buenas fuentes de energía y de glucosa.

Grasas: Son la fuente más concentrada de energía, por que proveen 9 calorías/gramo, mientras que los CHO y las proteínas sólo 4 calorías/gramo. Hay varios tipos de grasas: saturadas, que se adhieren a las paredes de las arterias, están en los pellejos de pollo y res, la manteca vegetal y de cerdo, las comidas rápidas, la mantequilla, queso crema, natilla y el aceite de coco; poliinsaturadas, en los aceites de maíz, girasol, soya, la margarina, la mantequilla de maní, las nueces y almendras y las monoinsaturadas, protectoras del corazón en el aceite de oliva y canola, principalmente.
Las grasas se digieren muy lentamente, lo que NO las hace una fuente rápida de energía. Generalmente se recomienda una ingesta de 20-25% diaria, prin-cipalmente de grasas poliinsaturadas y monoinsaturadas, pues proveen ácidos grasos y vitaminas, esenciales para el organismo.

Proteínas: Su función principal es construir, mantener y reparar tejidos, por ejemplo, los musculares. Los músculos también puede utilizar las proteínas como fuente de energía, pero requieren de un gran esfuerzo para hacerlo.

Se ha creído que los deportistas y atletas requieren grandes cantidades de proteínas, sin embargo, se pueden cubrir las necesidades diarias (12-15%, 1.2-1.5 gr/kg/día o hasta 1.8 o más, según el deporte) con una buena alimentación que incluya res y pollo sin pellejos, pescado, atún, huevos, leche, yogurt y quesos bajos en grasa.

Los excesos NO pueden ser almacenadas por el cuerpo y pasan al hígado, convirtiéndose en grasa, NO se almacenan en músculo. Además, las dietas con gran cantidad de proteínas ocasionan pérdidas de calcio, lo que puede conllevar a una osteoporosis y producen daños en el hígado y el riñones, a largo plazo.

Vitaminas y minerales: NO aportan energía, pero si son vitales para el organismo por la variedad de funciones que realizan. Se ha visto que suplementar la dieta con elevados niveles de estos nutrientes, no mejora el desempeño deportivo ni la composición del cuerpo. La variedad y buena calidad de los alimentos aseguran una ingesta adecuada de vitaminas y minerales de todo tipo.

Agua y Electrolitos: El agua es fundamental cuando se habla de rendimiento deportivo, pues las personas pierden agua por medio del sudor durante el esfuerzo físico. Es necesario tomar agua antes, durante y después del ejercicio en cantidades adecuadamente distribuidas, para evitar una deshidratación y una disminución de la actividad.

Los deportistas NO deben esperar a sentir sed, para ingerir líquidos y la mejor manera de controlar la pérdida de líquido, es pesarse antes y después del ejercicio. En algunos casos, el agua no basta únicamente para hidratar, por lo que se diseñaron las bebidas hidratantes con electrolitos. Los más conocidos son sodio, potasio, magnesio y cloro. Juegan un papel muy importante en la contracción muscular, los impulsos nerviosos y en mantener un adecuado nivel de líquidos corporales.

El potasio, al disminuir, se asocia con una debilidad muscular, pero se recupera al ingerir alimentos o bebidas que lo contengan, como un jugo de naranja, de tomate o un banano.

El sodio, se obtiene con una alimentación bien balanceada. De todas formas, las bebidas hidratantes contienen cantidades balanceadas de estos electrolitos.

Por lo general, 3 comidas al día bastan para cubrir sus necesidades calóricas de los individuos que no son atletas, pero para estos, eso no basta. Necesitan por lo menos, 5 a 6 tiempos de comidas diariamente, lo que quiere decir: Desayuno, Almuerzo, Cena y meriendas entre comidas. Un refrigerio o merienda nutritiva, puede ayudar al mantenimiento del nivel adecuado de glucosa y a la vez, satisfacer los altos requerimientos de calorías que la mayoría demanda.
La clave es orientar al deportista sobre la manera de consumir los alimentos de acuerdo con sus hábitos alimentarios, creando menús agradables a la vista y deliciosos al paladar, de una forma adecuada a sus necesidades individuales.

Por otro lado, el aumento de las reservas de glucógeno muscular, por medio de la manipulación de la dieta, puede mejorar de manera significativa el rendimiento de resistencia en algunos atletas, esto por que cuanto mayor es el nivel inicial de glucógeno, mayor será la capacidad de resistencia. Los carbohidratos se digieren fácilmente y ayudan a mantener los niveles sanguíneos de glucosa.

Existen en el mercado una serie de fórmulas líquidas o en polvo, utilizadas como complementos alimenticios, debido a los diferentes nutrientes que contienen, por lo que pueden ser de utilidad para entrenadores y atletas. Cuentan con características como la variedad sabores, la facilidad con que se digieren, el brindar sensación de saciedad controlando el hambre, que contribuyen a la hidratación y a la incorporación de energía.

Alimentos para combatir el acné

acne-mujeresdemoda

La etapa de la adolescencia viene acompañada de varios cambios, tanto físicos como de identidad, cambios que al venir tan repentinamente, hacen de la adolescencia una etapa no muy fácil de llevar. Uno de estos cambios es la aparición de desagradables granos y espinillas que afectan el rostro conocidos como acné.

¿Puede la alimentación prevenir el acné?
La respuesta a esta pregunta sería un Si y un No. Cuando una persona genéticamente no esta predispuesta a sufrir de acné severo, si puede prevenirse la aparición masiva de el acné llevando para ello una alimentación adecuada. Cuando existen antecedentes familiares de acné severo, una alimentación adecuada puede que no prevenga la aparición del acné, pero si lo reducirá considerablemente.

¿Qué debo hacer para reducir la aparición del acné?
Se ha demostrado científicamente que la alimentación influye directamente en la aparición de granos en el rostro, tanto en los jóvenes que están en plena adolescencia, como en aquellos adultos que tengan tendencia a padecerlo. Es por ello que aquellas personas que deseen reducir considerablemente la aparición del acné, deben tener en cuenta los siguientes consejos básicos.

Controla tu Peso y Alimentación durante el Embarazo

embarazadas-mujeresdemoda

Estar embarazada no significa ni comer por dos ni comer la mitad. Tenemos que ir al ginecólogo par que vaya controlando nuestro peso mes a mes, te dirá lo que puedes comer y cómo.

Durante el embarazo es hasta el 20% del peso previo, habitualmente entre 9 y 12 kilos.

¿Qué puedo comer y qué precauciones debo tener con la comida?

Durante el embarazo la alimentación debe ser completa y variada. La embarazada no comerá carne ni huevos crudos, o poco cocinados, ni embutidos poco curados, deberá lavarse las manos después de tocar la carne en la cocina y evitará comer verduras frescas sin lavar adecuadamente.

Cuidemos nuestra alimentación y controlemos nuestro peso durante este periodo para que no sea prejudicial para nuestro bebe.